¿Qué le sucedió a la Unión Soviética (URSS)?

En 1991 la Unión Soviética colapsó tanto territorialmente como económicamente dejando el país totalmente devastado y arruinado por completo. Fue uno de los grandes desastres de la historia moderna porque realmente nadie se esperaba que esto pudiera suceder.

Ni los especialistas militares de los Estados Unidos se pensaban que esto podría ocurrir y que dejaría el camino libre a los EEUU para convertirse en una super potencia a nivel mundial sin tener oponentes que le hicieran sombre en ningún rincón del mundo.

Después de la desintegración de la URSS pasaron varios años de pobreza y desorden social que solo empeoraron las cosas dentro de país. Muchos analistas coinciden que la Unión Soviética se derrumbó a causa de las grandes inversiones en armamento y la corrupción que los altos mandos del partido comunista ejercían a las arcas públicas.

Estos dos factores propiciaron el derrumbe y el desplome de un sistema económico y social siempre dudosa y que generó mucho recelo en las democracias occidentales, sobretodo en los Estados Unidos donde la URSS era el enemigo número uno a batir, es del todo conocida la guerra fría que llevaron a cabo las dos potencias después de la Segunda Guerra Mundial.

Aunque hay ciento de miles de teorías estos dos factores son los que mas de acuerdo han puesto a historiadores de todo el mundo que se han pasado décadas estudiando los miles de folios de documentación que se incautaron después del a caída de la URSS. En estos cientos de miles de documentos clasificados por el partido comunista se puede ver como realmente funcionaba el partido y el sistema comunista que estaba implementado en el país en todas sus áreas.

Muchos de ellos resaltan que el comunismo como tal es totalmente inviable y que es un sistema económico con poco viabilidad que tiende siempre a colapsar por la poco productividad privada que ejercen los ciudadanos. Al estar todo tan regulado el ciudadano tiene muy poco margen para crear empresas privadas y desarrollar productos o servicios que den lugar a puestos de trabajo. La iniciativa privada de los ciudadanos era nula o casi nula al estar el partido encima de todo aquél que quisiera hacer alguna cosa que repercutiera directamente o indirectamente al resto de la población.

Aunque el sistema comunista soviético fue una auténtica represión y un fiasco total hoy en día hay mucha gente que la sigue defendiendo como el mejor sistema para gestionar un país y llevar la justicia social a los ciudadanos. Esta idea sigue aún muy arraigada en algunas partes de occidente.